Tipos de cerraduras

Muy probablemente nunca se te haya ocurrido pensar en qué tipo de cerradura se encuentra en la puerta de entrada de tu casa o negocio. Salvo en contadas ocasiones, los usuarios sencillamente eligen el tipo de puerta (blindada o no) y esperan que su vida transcurra tranquilamente. En caso contrario, siempre puedes llamar a cerrajeros 24 horas Valencia.

Principalmente existen seis tipos de cerraduras en el mercado, unas más habituales que otras, pero todas posibles en cualquier tipo de puerta y de localización. Sólo tienes que contar con la información necesaria sobre sus modelos.

Las cerraduras cilíndricas o de perfil europeo son las más utilizadas en Europa y reciben ese nombre debido a la forma de la pieza central de su bombín que, efectivamente, es cilíndrica. Las cerraduras empotradas o embutidas son similares a las anteriores pero de menor tamaño y suelen utilizarse en puertas menores como, por ejemplo, las de los baños.

Muy probablemente nunca se te haya ocurrido pensar en qué tipo de cerradura se encuentra en la puerta de entrada de tu casa o negocio. Salvo en contadas ocasiones, los usuarios sencillamente eligen el tipo de puerta (blindada o no) y esperan que su vida transcurra tranquilamente. En caso contrario, siempre puedes llamar a cerrajeros 24 horas Valencia.  Principalmente existen seis tipos de cerraduras en el mercado, unas más habituales que otras, pero todas posibles en cualquier tipo de puerta y de localización. Sólo tienes que contar con la información necesaria sobre sus modelos.  Las cerraduras cilíndricas o de perfil europeo son las más utilizadas en Europa y reciben ese nombre debido a la forma de la pieza central de su bombín que, efectivamente, es cilíndrica. Las cerraduras empotradas o embutidas son similares a las anteriores pero de menor tamaño y suelen utilizarse en puertas menores como, por ejemplo, las de los baños.   Las cerraduras de sobreponer poco o nada se parecen a las anteriores y se encuentran habitualmente en portones antiguos. Sus mecanismos se encuentra visibles en la parte derecha de su caja cuadrada. Las cerraduras tubulares, semejantes, se accionan por medio de un botón.   Las cerraduras multipunto son de las más utilizadas en la actualidad ya que son difíciles de forzar y altamente seguras. Están formadas por varios tipos de anclaje. La última moda son las cerraduras electrónicas o digitales que se activan por medio de tarjetas, huellas dactilares o incluso mediante el teléfono móvil.   ¿CÓMO FUNCIONA UNA CERRADURA? Una cerradura, pese a las dificultades para forzarla, es un objeto bastante sencillo cuyo mecanismo es tan transparente que no deja de resultar curiosos esa fortaleza a la hora de intentar su forzado. Las cerraduras están formadas por el cilindro, el tambor, la línea de corte, el perno, el contraperno y la propia llave.   El cilindro es la pieza interna que gira al introducir la llave y tiende a hacerlo dentro del tambor. El cilindro está formado por varias perforaciones que atienden al nombre de pernos y contrapernos y que reciben un empujón accionado por un muelle. Este giro es el que consigue abrir la puerta siempre y cuando se trata de la llave adecuada (de ahí la importancia de esos surcos o perforaciones). Si se trata de la llave correcta, los pernos y contrapernos se accionan hacia arriba y la línea de corte queda totalmente limpia y alineada para poder abrir la puerta.

Las cerraduras de sobreponer poco o nada se parecen a las anteriores y se encuentran habitualmente en portones antiguos. Sus mecanismos se encuentra visibles en la parte derecha de su caja cuadrada. Las cerraduras tubulares, semejantes, se accionan por medio de un botón.

Las cerraduras multipunto son de las más utilizadas en la actualidad ya que son difíciles de forzar y altamente seguras. Están formadas por varios tipos de anclaje. La última moda son las cerraduras electrónicas o digitales que se activan por medio de tarjetas, huellas dactilares o incluso mediante el teléfono móvil.

¿CÓMO FUNCIONA UNA CERRADURA?

Una cerradura, pese a las dificultades para forzarla, es un objeto bastante sencillo cuyo mecanismo es tan transparente que no deja de resultar curiosos esa fortaleza a la hora de intentar su forzado. Las cerraduras están formadas por el cilindro, el tambor, la línea de corte, el perno, el contraperno y la propia llave.

El cilindro es la pieza interna que gira al introducir la llave y tiende a hacerlo dentro del tambor. El cilindro está formado por varias perforaciones que atienden al nombre de pernos y contrapernos y que reciben un empujón accionado por un muelle. Este giro es el que consigue abrir la puerta siempre y cuando se trata de la llave adecuada (de ahí la importancia de esos surcos o perforaciones). Si se trata de la llave correcta, los pernos y contrapernos se accionan hacia arriba y la línea de corte queda totalmente limpia y alineada para poder abrir la puerta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s